Antes de comenzar en Kendo …

Inspirado por los chicos de “¿Qué haces qué?”  con su entrada de ¿Así que quieres hacer Kendo?, quienes tienen bastante información sobre su mundo en el Kendo español, hemos decidido comenzar esta sección de opinión y demás, en la cual proveeremos consejos interesantes, opiniones no tan acertadas, y experiencias vividas en nuestro camino en el mundo de las artes marciales.

Más específicamente, algo de información que me hubiese gustado tener en mis manos al inicio de mi camino en este arte marcial.

Más que un asunto de edad o condición física, es un asunto de tiempo disponible

Sí, entiendo, muchos dirán que lo mejor para iniciar Kendo es ser joven, hermoso, tener energía y vitalidad. Sin embargo, el aspecto físico no es la única variable importante en este arte: se requiere tiempo. Y es justamente este factor el que hace equilibrio al asunto de la edad, pues usualmente los más jóvenes están ocupados en sus estudios (escuela, universidad, a veces maestrías) o trabajando. Una persona mayor puede tener la disponibilidad de practicar extra, pues usualmente tiene más disciplina que un muchacho joven.

No hay ejercicios para ser mejor en Kendo

Ni el crossfit, ni la natación, ni salir a correr son ejercicios que te harán mejores en Kendo. Solamente practicar Kendo y dedicarle tiempo, te hará mejor en Kendo. Claro, otras formas de ejercitarse son buenos complementos, pero siendo conscientes de lo que son: complementos. Puede que tengas buena condición física, o seas fuerte, o hagas ejercicios para mejorar alguna de esas condiciones; pero solamente asistiendo a la práctica, colocándose el Bogu, y blandiendo el shinai como es debido, con la técnica apropiada y una buena guía, es que podrá uno mejorar en este arte marcial.

El peso, la estatura, ¡No son inconveniente!

Suelo escuchar a principiantes lo siguientes:”Es que tengo problemas de sobrepeso y tengo que bajar primero antes de ir a la práctica” o “Soy muy bajo” o “Soy muy alto” (nunca he oído esa última, pero con lo loco que es el mundo hoy día … ) o alguna combinación de estas afirmaciones. Son todas excusas. El peso o la estatura solamente son impedimentos en el Kendo, si se consideran como tal. El buen practicante sabrá utilizar su contextura física para beneficio en el combate. Igualmente, no es objetivo de un arte marcial dar un cuerpo esbelto y con cuadros en el abdomen. Para ello hay alternativas menos tediosas.

Es un arte marcial costoso

El Kendo puede llegar a ser tanto o más caro que el golf, y un tanto parecido a la pesca a nivel competitivo. El simple hecho de que no haya pocas tiendas a nivel latinoamericano, que se dediquen a vender equipos de Kendo de calidad, hace que uno deba pedirlos del extranjero, lo cual aumenta los costos.

Constantemente, para pedir equipo, uno depende de alguien que vaya de viaje, lleve una mochila amplia que compita con la bolsa de Doraemon, que pueda transportar el equipo de vuelta consigo; o sino, a la antigua, se pide de alguna tienda por internet y se enfrenta uno a los temibles costos de envío.

Para los nuevos, usualmente las academias tiene equipos disponibles para utilizar, ya sea en alquiler o no, e inclusive se dedican algunas a traer equipos para revender. Estas, inclusive, suelen ayudar a los más nuevos a guiarles a comprar equipos de buena calidad, así como el buen cuidado y las condiciones en que deben (o no) lavarse, secarse, guardarse y demás.

Pero estos equipos no son eternos, el shinai se rompe y astilla; los kote se agrietan, y los himo del do se rompen. Es importante tener esto en cuenta, pues en algún momento de la vida de un kendoka, habrá que realizar alguna que otra inversión en equipo, ya sea para obtener algo nuevo, o para reparar equipo que ya tiene su buen uso.

Golpearse en los lugares correctos, no duele

Ojalá no te encuentres con esto

Esto es algo que me da placer aclarar: a menos que te toque pelear contra Conan el Bárbaro, o algún otro destructor, el bogu ofrecer una relativamente buena protección contra golpes en los puntos correctos de contacto.Gran cantidad de las observaciones que he hecho al realizar presentaciones, es la reacción del público ante el primer men. Es casi un trauma emocional, cuando piensan “¡DIOS MÍO, LO VA A MATAR!”, “¡POBRE DE ELLA, QUE ESTÁ CON ÉSE ANIMAL!” (o peor, cuando lo dicen). Con equipos de buena calidad, y en prácticas debidamente controladas, los golpes en las armaduras no son dolorosos, y uno inclusive aprende a distinguir los golpes bien dados, de aquellos que deben mejorar.

En fin, hay mucho más contenido para los más nuevos que se puede ofrecer, pero con esta cápsula de cinco fragmentos de información creemos que es suficiente.

Si lo anterior te emociona sobremanera para practicar Kendo, no dudes en contactarnos y embarcarte en esta interesante y diferente arte marcial.

Sobre Christian Acevedo 43 Artículos
Ingeniero Electromecánico, docente, kendoka, interesado en "contribuir al desarrollo de la cultura". En busca de medios para promover el arte del Kendo en Panamá.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


5 × uno =